Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto
  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Sectoriales
  4. Del pellejo a la botella. Los retos logísticos para que el vino no sufra

Patricia Balbás, directora adjunta de Bodegas Balbás

Del pellejo a la botella. Los retos logísticos para que el vino no sufra

Patricia Balbás, directora adjunta de Bodegas Balbás, explica al área de Logística de C de Comunicación cuáles son las principales preocupaciones en el transporte de un producto tan apreciado en nuestro país como es el vino.

La historia de Bodegas Balbás se remonta a más de doscientos años en la localidad burgalesa de La Horra cuando, en 1777, Abundio Balbás comienza a elaborar vinos tintos procedentes de uvas de cultivo propio para consumo local ya que, por aquel entonces, en los pueblos cada aldeano tenía un cometido.

El vino se transportaba y distribuía en pellejos, también conocidos como odres, hecho que estuvo fuertemente ligado a la familia hasta la evolución y llegada de las botellas, ejerciendo hasta el final el oficio de boteros.

Ahora, con cinco personas en el departamento de Logística, tal y como comenta Patricia Balbás, la directora adjunta de Bodegas Balbás, “nuestra principal preocupación es que el producto, en nuestro caso vino, se mantenga bajo unas condiciones óptimas y no sufra durante el transporte. Además, la fragilidad de gran parte de los envíos, hace que muchas veces requiera de gran esmero y cuidado durante todo el proceso”.

¿Qué requisitos básicos necesita la logística del vino?

“El vino se debe mantener siempre bajo unas condiciones de luz, temperatura y humedad adecuadas para su correcta conservación y evolución, por lo que necesitamos celeridad en el transporte. Prima la eficacia en la recogida, la seguridad del producto y una entrega rápida de la mercancía. Además, el modelo Just in Time está cada vez más extendido y el cliente exige rapidez”, asegura Patricia Balbás.

¿Qué productos mueven y qué es lo más difícil de transportar?

Nuestro sector envía principalmente botellas de vino, ya sea en cajas sueltas o paletizadas, pero los paquetes sueltos pequeños son siempre más frágiles. El embalaje en estos casos es muy meticuloso pero siempre existe cierto riesgo de rotura.

Entiendo entonces que la importancia del embalaje y el packaging es enorme…

Sí, el embalaje es muy importante porque es la barrera que protege nuestro producto y lo asegura frente a posibles daños.

¿Qué medios de transporte utilizan principalmente?

“En la zona en la que nos encontramos trabajamos varias bodegas, por lo que las agencias de transporte envían camiones que las recorren todas para recoger la mercancía que corresponde. Trabajamos con varias compañías logísticas, siempre en función del destino, la importancia de la rapidez en la entrega… Al exportar gran cantidad de vino, muchas veces son los propios clientes los que se encargan del transporte”, detalla Balbás.

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí
Haz tu comentario

Haz tu comentario

  1. Publicar comentario como invitado.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Enlaces patrocinados