Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto
Un instante durante la jornada.
Un instante durante la jornada.

El sector del transporte ante el Brexit: “No podemos entender que se aboque a un sector al precipicio”

Representantes del sector del transporte de mercancías por carretera pone sus expectativas en el Reglamento que aprobará el Parlamento y la Comisión Europa, pero que tendrá que ser ratificado por el Reino Unido para que las licencias y permisos actuales estén vigentes hasta el 31 de diciembre.

El sector del transporte de mercancías por carretera ha mostrado su enorme preocupación ante la situación de incertidumbre que supone el Brexit, según ha quedado patente en la jornada de la Fundación Corell Brexit: Una amenaza para el transporte por carretera de viajeros y mercancías.

En ella, Miguel Ángel Ochoa, presidente del Patronato de la Fundación Corell, ha abierto el turno de ponencias, definiendo los posibles escenarios que se plantean ante el Brexit: que se produzca un acuerdo antes del 29 de marzo, aplazando la situación actual hasta finales de 2020, opción que parece poco probable; que se acuerdo una prórroga en las negociaciones, situación que podría ser posible, pero que a día de hoy no parece que vaya a producirse y una salida sin acuerdo.

La posibilidad de permanecer de forma parcial en la Unión Aduanera Europea, como el caso de Turquía o de ser miembro del espacio económico europeo y de la EFTA, como Noruega, son opciones imposibles. Por otro lado, la opción de establecer acuerdos bilaterales con la Unión Europea, como es el caso de Suiza, ha sido denostada por ambas partes. Con todas estas opciones como improbables, el escenario más cercano, en este momento, es que el Reino Unido se convierta en un país tercero sin acuerdo.

En esta línea, Ramón Valdivia, director general de ASTIC, ha manifestado su gran preocupación ante esta situación, destacando la incertidumbre en la que se encuentra el sector: "En este momento no puede transmitirse información fiable, porque todo cambia cada día. En el transporte nos preocupan las implicaciones para la importación y la exportación con Reino Unido fuera de la UE. Habrá una frontera y consecuencias aduaneras, de normativa, de permisos, etc. La incertidumbre es lo peor para las empresas, porque no permite planificar y tomar decisiones. Para nosotros es una situación lamentable. No podemos entender que se aboque a un sector al precipicio".

Según Valdivia, los transportistas británicos sacan muy pocas mercancías del país y son las empresas de transporte del resto de países europeos los que realizan esta tarea. "Tuvimos una reunión con representantes británicos para tranquilizarnos y nos aseguraron que podremos entrar en el país sin problema. La cuestión es que tenemos que estar seguros de que podremos salir". Y, en esta línea, destaca que no sólo el sector transporte tiene preocupación, "el tejido empresarial está asustado, sobre todo las PYMES, que tienen una capacidad limitada para hacer planes de contingencia".

A pesar de la caótica situación, algunas iniciativas siembran una cierta esperanza, como la del puerto de Calais, que ha creado un sistema electrónico para poder declarar los bienes, asociarlos al vehículo y que se pueda pasar con cierta facilidad, gracias a que las formalidades aduaneras sean realizadas de forma automática. "Se calcula que, si aumenta 2 minutos el tiempo de espera de los camiones durante los trámites, se formarán colas de 17 kilómetros", ha afirmado Valdivia.

La solución de que se produzca una prórroga también plantea límites y dificultades, puesto que las elecciones al Parlamento Europeo complican la situación y la posibilidad de que se acepte dicha opción.

Ante esta situación, el sector del transporte pone sus expectativas en el plan de contingencia diseñado por la UE, mediante una propuesta de Reglamento en la que se pacta que los procesos actuales, licencias, permisos, etc. sean válidos hasta el 31 de diciembre. Este Reglamento será aprobado por el Parlamento Europeo y el Consejo, pero está sujeto a reciprocidad por parte del Reino Unido. "Verbalmente han dicho que sí, pero hay que plasmarlo en textos y normativas. Por ahí vemos cierta esperanza, al margen del tema aduanero", concluía durante su intervención Ramón Valdivia.

Noticias relacionadas

El cheque Brexit: ¿qué es y qué empresas pueden beneficiarse? El cheque Brexit: ¿qué es y qué empresas pueden beneficiarse?
Para todas las empresas españolas cuyo negocio esté afectado por el...

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Enlaces patrocinados