Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto
  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Proveedores
  4. Un ala marina para propulsar los buques de carga

Un ala marina para propulsar los buques de carga

Ha finalizado la fase de pruebas de la primera ala marina del mundo que, diseñada por Airseas, ayuda a la propulsión del buque y la disminución del consumo de combustible y las emisiones nocivas.

Airseas ha finalizado la primera fase de pruebas de la primera ala marina del mundo, diseñada por la propia compañía. El dispositivo es un parapente de 500m2 que, colocado en la parte frontal de los buques de carga, contribuye a su propulsión gracias al viento, disminuyendo así hasta en un 40 por ciento el combustible necesario en cada trayecto y sus emisiones nocivas de gases de efecto invernadero.

Para probar en un entorno real la viabilidad de este nuevo dispositivo, Airseas decidió incluir su nueva ala marina en el buque Ville de Bordeaux fletado por Airbus para el transporte de piezas de aviación entre el puerto francés de La Rochelle y EE.UU, para lo que requirió de la colaboración de Sarens, uno de los grandes especialistas mundiales en levantamiento de cargas pesadas, transporte especial y alquiler de grúas, para el proceso de levantamiento e instalación del dispositivo en el puerto de origen.

Al tratarse de un proyecto en fase experimental, Sarens tuvo que hacer frente al reto de ajustar, en tiempo real, el punto exacto de instalación en el buque, ya que el centro de gravedad de la estructura encargada del despliegue y recogida del ala de mar, que puede izarse hasta alturas de 200 metros, no podía definirse con antelación. Todo el proceso tuvo que hacerse de una sola vez, en aproximadamente cuatro horas de trabajo ininterrumpido, debido al intenso viento sufrido en la zona.

Sarens recurrió a una grúa Terex SL 3800, una unidad con una capacidad máxima de 650 toneladas y una altura bajo gancho que puede ser superior a los 100 metros, para el levantamiento y colocación de toda la estructura metálica en el buque.

Uno de los principales retos a los que se enfrentó el equipo técnico de Sarens fue la presión máxima que era capaz de soportar el suelo de la infraestructura portuaria sobre el que se iba a colocar la grúa, de solo 7,5 T/m2, frente a los 15-20 T/m2 que suele ser recomendable en proyectos similares. Para solventar este importante inconveniente, que podía poner en riesgo la seguridad de toda la operación, y después de un análisis minucioso, se decidió colocar una doble superficie de apoyo fabricada en madera para repartir la carga total en la zona y asegurar así toda la operación de levantamiento.

Comercialización

Una vez superado el periodo de prueba establecido, Airseas tiene previsto comenzar la fase de comercialización de este sistema en breve. Su sistema de automatización, que permite su despliegue simplemente presionando un botón, es una de las posibles claves para su adopción como estándar en la industria naviera. A ello hay que sumar su avanzado sistema de recogida, situado en la estructura metálica instalada por Sarens, que facilita la vuelta al barco en apenas dos días en situaciones en las que las condiciones climáticas desaconsejen su uso.

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí
Haz tu comentario

Haz tu comentario

  1. Publicar comentario como invitado.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Enlaces patrocinados