Inicio / Opinión / 2024 / Un convulso y revuelto Día Mundial de la Logística. ¿No hay otra forma de protestar?
Un convulso y revuelto Día Mundial de la logística

Un convulso y revuelto Día Mundial de la Logística. ¿No hay otra forma de protestar?

Por Isabel RodrigoDirectora adjunta del área de Logística

Para celebrarse hoy el Día Mundial de la Logística, el sector no tiene un buen día. Y hace semanas que no tiene un buen día. Los agricultores franceses primero y ahora los españoles, están nuevamente aguando el trabajo, que no la fiesta, a la logística.

Como no, nuevamente los transportistas “pagan el pato” de las protestas y las reivindicaciones de cualquier sector que sale a la calle. Lo primero que pretende todo el mundo que quiere hacerse oír es cortar las carreteras y los accesos a los centros logísticos.

La visibilidad y la importancia de la logística cada vez es mayor y es una satisfacción, como periodista, asistir a su desarrollo y encumbramiento, especialmente desde la pandemia. Sin embargo, a veces, también esta visibilidad es perjudicial. Cada vez más, determinados colectivos se agarran a la logística para hacerse ver y oír.

Impedir el trabajo a los profesionales de la logística nos perjudica a todos. Paralizar esta piedra angular de la logística y el transporte no nos conviene.

 Un convulso día para todos

En primer lugar, cortar las carreteras e impedir el paso, perjudica a los transportistas que tienen que realizar su trabajo y asisten impotentes a los cortes de carreteras, con retrasos en las entregas de las mercancías y largas esperas bajo el sol o la lluvia. Les resta horas de descanso y de paciencia, que también tiene un límite.

En segundo lugar, perjudica a las empresas, que ven cómo sus expediciones se retrasan, y además con las cajas de mercancías por los suelos. Y esto conlleva importantes pérdidas económicas que pagamos todos, no lo olvidemos. También los que protestan.

Y en tercer lugar, los usuarios. Aquí es doble el perjuicio. Por un lado, reza todo lo que te sepas para que las protestas no te encierren en un círculo de tractores como sucedió en el centro de Barcelona o en la multitud de carreteras que los agricultores cortan a diario. Llegarás tarde al trabajo, a una cita médica, al colegio de tus hijos o simplemente, tendrás que oír los alaridos de los manifestantes (tengo que reconocer que algunos son graciosos). Este es un ejemplo:

Imagen que circula por las redes sociales.

También se nota en la cesta de la compra. Al final, las pérdidas económicas se repercuten en el usuario final: los estantes pueden estar vacíos y encima todo más caro.

¿No hay otra forma de protestar?

Y yo me pregunto: ¿No hay una solución mejor para que todo el mundo pueda protestar molestando solamente a los políticos o los empresarios de turno? Mientras ellos campan tranquilos, los demás tenemos que lidiar con las protestas. Y no digo yo que no sean justificadas, la mayoría lo son. 

Por favor, que habiliten en los jardines de Moncloa un “pitómetro” para que pueda ir allí a manifestarse todo el mundo.

Nos queda el Día Europeo de la logística

Como parece que ahora todo se celebra varias veces, tenemos otro evento. Menos mal que nos queda el día Europeo de la Logística, que se celebra el tercer jueves de cada mes de abril. El Área de Logística de C de Comunicación está organizando una mesa redonda con tal motivo, con la colaboración de AR Racking, y estamos ilusionados.

Ya les informaremos, como siempre, puntualmente.

¡¡¡FELIZ DÍA MUNDIAL DE LA LOGÍSTICA!!!!

Notificar nuevos comentarios
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Más noticias sobre...

Scroll al inicio