Inicio / Opinión / Los 18.000 despedidos de Amazon que ya tienen nombre y apellidos
Amazon 18.000 despedidos

Los 18.000 despedidos de Amazon que ya tienen nombre y apellidos

Amazon acostumbra a quitarte con una mano lo que te da con la otra. Es una empresa de contradicciones. Comienza el año con 18.000 despedidos pero también como Top Employer, cuando se ha visto involucrada en acusaciones de extrabajadores por lo contrario, precisamente.

También ha anunciado a bombo y platillo la apertura de nuevas plataformas en diferentes ciudades españolas y sin embargo, cierra o traslada otras. Los sindicatos hablan incluso de ERES encubiertos.

Lo dicho: la moneda tiene dos caras. No hay duda de que es un foco importante de información y cada vez que hace un movimiento, por pequeño que sea, genera interés y controversia. Genera admiración, pero también muchas envidias.

Amazon, por su tamaño y volumen de negocios,  es el referente del ecommerce y un espejo en el que las compañías se miran y comparan, a  nivel internacional.

Amazon despedirá a 18.000 empleados, tal y como anunció a principios de enero, y están a punto de tener nombre y apellidos, eso si no lo tienen ya.

Es decir, si Andy Jassy, el CEO de Amazon, lamentablemente, cumple su palabra, desde el día 18 de enero, 18.000 empleados, roles, como gustan llamarlos en el gigante del comercio electrónico, ya habrán comenzado a recibir las cartas de despido.

Los despidos afectan a todo el mundo y a todos los puestos de trabajo y aún no ha trascendido más información. Habrá filtraciones. En una organización de semejantes dimensiones es difícil mantener el secreto por mucho tiempo.

De hecho, Andy Jassy tuvo que reconocer que el anuncio se había adelantado tras una filtración: “Por lo general, esperamos para comunicarnos sobre estos resultados hasta que podamos hablar con las personas directamente afectadas.

Sin embargo, debido a que uno de nuestros compañeros de equipo filtró esta información externamente, decidimos que era mejor compartir esta noticia antes para que pueda escuchar los detalles directamente de mí”, aseguró.

Interior de un almacén de Amazon

Amazon, Top Employer

Casi a la vez, como coordinado para suavizar el impacto negativo, Amazon ha conseguido, por segundo año consecutivo, la certificación Top Employer España 2022.

El galardón ha reconocido la calidad del entorno laboral de la compañía, así como las amplias oportunidades de formación continua y planes de carrera que Amazon ofrece a sus empleados.

“En su misión de convertirse en el ‘Mejor Empleador de la Tierra’, Amazon tiene como prioridad el desarrollo de la carrera profesional de sus trabajadores”, dicen en un comunicado.

Obviamente, se trata de dos asuntos diferentes. La compañía puede ser el mejor lugar del mundo para trabajar, aunque se despida a 18.000 trabajadores.

Y sin embargo, me llama poderosamente la atención la obtención de este certificado en una compañía que ha tenido innumerables denuncias por el maltrato a sus trabajadores.

Especialmente en los almacenes logísticos, donde los trabajadores, para cumplir con los ratios de productividad, se lamentan de que tienen controlado y limitado hasta el tiempo para ir al aseo.

Quiero pensar que se han corregido todas estas deficiencias y que para la obtención del certificado del bienestar laboral se ha comprobado bien el entorno.

1.700 euros brutos al mes

A pesar de los despidos, presumen de pagar bien. “El sueldo mínimo de entrada en nuestros centros logísticos de Madrid y Barcelona es de más de 1.750 euros brutos al mes. Es un 45 % superior al salario mínimo interprofesional”, explica Víctor Romía, director de Amazon Customer Fulfillment en España.

“En Amazon aspiramos a ser el mejor empleador de la tierra y sabemos que para conseguirlo es esencial ofrecer a las personas que trabajan con nosotros un salario competitivo”, asegura.

Y suman otros valores. “A esto habría que añadir otros beneficios como seguro médico privado, plan de pensiones y subvenciones a programas de formación reglada para todo nuestro personal de primera línea”, dice Víctor Romía.

Unas plataformas Amazon por otras

En los próximos meses, la compañía va a abrir una plataforma en Zaragoza, pero también va a cerrar otra en Barcelona. 

Amazon anunció el pasado 11 de enero, que en marzo abrirá en Zaragoza un centro logístico, un inbound cross dock, que generará más de 1.000 nuevos puestos de trabajo en los próximos 3 años.

Esto tendrá como consecuencia el cierre de la planta de Martorelles en Barcelona, y que sus aproximadamente 800 empleados, serán reubicados en la red española.

“La actividad de nuestro centro de Martorelles se trasladará a Zaragoza, lo que supondrá el cierre del mismo. Hemos iniciado conversaciones con los representantes de las personas trabajadoras acerca de su traslado a otros centros de nuestra red en España. Garantizamos un puesto para todas ellas”, confirman.

Fuentes de Amazon han asegurado a este medio que garantizan un puesto de trabajo para todos ellos, aunque los sindicatos no deben estar muy seguros y ya se están movilizando.

Además, dentro de su apuesta a la robotización, en abril inaugurará en Far d’Empordá, Girona, un centro logístico robotizado, que generará más de 1.400 puestos de trabajo en los próximos 3 años.

“Los nuevos centros logísticos de Zaragoza y Far d’Empordà, Girona, subrayan nuestro compromiso con el país. Empleamos a 20.000 personas con talento en una amplia variedad de puestos de trabajo de calidad. Son ingenieros en robótica, equipos que recogen, empaquetan y envían los pedidos de los clientes…”, subrayan.

Crece el ecommerce

Las perspectivas para la compañía deberían ser buenas a pesar de todos los anuncios. La facturación del comercio electrónico en España ha aumentado en el segundo trimestre de 2022 un 33,1 % interanual.

Se alcanzan los 18.190 millones de euros, según los últimos datos de comercio electrónico disponibles en el portal CNMCData.

Por número de transacciones, en el segundo trimestre de 2022 se han registrado más de 325 millones, un 16,4 por ciento más. Los restaurantes lideran el ranking por compraventas (7,1 por ciento).

Sin embargo, el ritmo de crecimiento del consumo se ha ralentizado tanto durante el Black Friday como durante las Navidades, a consecuencia de la inflación y el temor a una posible recesión.

Habrá que esperar todavía a nuevos datos del consumo. Mientras, mis mejores deseos para 2023.

Subscribirme
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Más noticias sobre...

Ir arriba