Inicio / Opinión / Black Friday: atrapados en la picaresca

Black Friday: atrapados en la picaresca

70.00 euros de multa por una práctica relativamente frecuente en la entrega de paquetes a domicilio: dejar el paquete en la casa de vecino. Para no tener que volver si el destinario está ausente. Algo que puede repetirse este Black Friday.

UPS ha vulnerado la Ley de Protección de Datos. Lo ha hecho, desde el momento en el que uno de sus mensajeros ha dejado un paquete en la casa de un vecino del destinatario. Permitiendo así que este tuviera acceso a sus datos.

Aunque, paradójicamente, algunos datos, como la dirección y el nombre y apellidos, ya los conocía. Naturalmente, por el hecho de que compartían prácticamente la misma dirección. Y en los buzones de acceso a la vivienda figurará, probablemente, el nombre y apellidos de los habitantes de la finca en cuestión.

Y yo me pregunto, y seguramente no seré la única, ¿abrirá este hecho la puerta a la picaresca? ¿ comenzará una cadena de demandas de consumidores insatisfechos con las entregas de sus pedidos en lugares no elegidos, amparándose en la protección de datos?

No es un secreto que, en estos días de envíos disparatados del Black Friday, muchas compañías de paquetería pondrán en manos de sus mensajeros hasta 90 paquetes diarios que deben entregar en el día. No importa el tráfico, la lejanía entre unas direcciones y otras o que el destinatario esté ausente. Hay que cumplir el encargo como sea porque mañana tendrán otros 90 encargos.

Se a ciencia cierta que algunos repartidores no solamente entregan los paquetes a los vecinos o los “abandonan” a su suerte en la puerta del destinario, sobre el felpudo. También “subcontratan” a amigos y familiares para que les ayuden.

Y estas personas “subcontratradas”, habitualmente honradas, son la imagen de la compañía. La satisfacción y su experiencia en la entrega es una de las claves para que el cliente vuelva a comprar en una plataforma online.

Hacen falta repartidores pero también dinero para pagarles.

El ecommerce no es sostenible

El problema radica en los bajos precios que los consumidores tenemos que abonar por un servicio que, desde mi punto de vista, es un lujo: no te mueves de casa y por muy poco dinero recibes paquetes que pueden estar expedidos desde la lejana China. Eso implica costes por trámites de aduanas, transporte por carretera, marítimo o aéreo, plataformas logísticas, personal…

La competencia es feroz para conseguir cuota de mercado y, sin embargo, muchas compañías, tanto desde el punto de vista de los retailers como desde los operadores logísticos, reconocen que no salen bien parados. Las compañías que venden a través de las plataformas online se ven obligadas a hacer descuentos en estos días (aunque también aquí hay picaresca, muchos descuentos no lo son realmente) y no siempre les resulta rentable.

Para los operadores logísticos tampoco es una ganga. Y eso, sin hablar de la ruina de la logística inversa.

Baja el número de envíos en el Black Friday

“Las empresas van a gestionar un total de 100.300.000 envíos, a una media de 3,5 millones diarios, con picos de hasta 4,7 millones los días inmediatamente posteriores al viernes negro“, la semana siguiente al Ciber Monday y la semana previa a la Navidad, un 5,3 por 100 menos de envíos que en 2021. Así lo aseguró el presidente de la patronal española de logística, UNO, Francisco Aranda, (Caerán los envíos de paquetería un 5,3 por ciento en el Black Friday y en la campaña navideña (cdecomunicacion.es) durante la jornada ‘Ecommerce: claves logísticas en los picos de demanda’, celebrada durante la feria Logistics@Automation, en Madrid.

“La espiral inflacionista sin solucionar en la que estamos envueltos, la contracción del consumo derivada de la reducción del poder adquisitivo de las familias y la caída en las inversiones tendrá un impacto directo en las grandes campañas de picos de demanda de este año”, sentenció.

El reencuentro con la tienda física

A la inflación hay que añadir, tal y como asegura Nicolás Mouze, director de marketing y ventas de DHL Express España en una entrevista a C de Comunicación, que “tras el apogeo de las ventas online durante 2020 y 2021 como consecuencia de la pandemia, los consumidores han vuelto a realizar compras en establecimientos físicos, en los que cada vez es también más habitual encontrar ofertas para un Black Friday que, en su origen, era únicamente digital”.

Pagar más por los envíos

“El ecommerce ha generado exigencias en el consumidor que dificultan la posibilidad de aminorar el impacto medioambiental del transporte. Debemos empezar a poner valor real a las cosas. Si la entrega con urgencia tiene un coste, dénselo”, explicó May López, directora de desarrollo de negocio en Empresas por la Movilidad Sostenible, durante los “Desayunos con CTT Express”, en Madrid.

“Las organizaciones de Empresas por la Movilidad Sostenible están trabajando para que la sostenibilidad se cumpla desde los tres pilares: ambiental, económica y social. Pero eso no está en manos solo de las empresas. Nosotros, como consumidores tenemos que saber cuál es la consecuencia de nuestra decisión de compra. Acciones como entregasontenible.com buscan sensibilizar a todos los agentes claves para impulsar cambios en este sentido”, dijo May López.

Y añadió: “Son muchos los cambios y retos a los que nos enfrentamos. Colaborar, tener una visión 360 y ser responsables será clave para avanzar más rápido y de forma más eficiente, obteniendo el máximo de resultados”.

Si el ecommerce no es rentable ni para los operadores logísticos, ni para los retailers, ni para el medio ambiente, habrá que ponerle remedio, aunque perjudique a nuestros bolsillos. Y ve

Subscribirme
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Ir arriba