Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto
  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Sectoriales
  4. Amazon, Walmart, Lidl o Ikea se meten en el negocio de las navieras para evitar nuevos colapsos
El buque portacontenedores Talassa de la naviera Tailwind Shipping Line, propiedad de la distribuidora alemana de alimentación y bazar Lidl.
El buque portacontenedores Talassa de la naviera Tailwind Shipping Line, propiedad de la distribuidora alemana de alimentación y bazar Lidl.

EL FOCO

Amazon, Walmart, Lidl o Ikea se meten en el negocio de las navieras para evitar nuevos colapsos

Los distribuidores que ya saben lo que es la contratación en exclusiva de fletes de barcos y de contenedores propios.

La pandemia ha dejado lecciones imborrables para los distribuidores: algunos no han podido responder a los tirones de la demanda por falta de autonomía a la hora de transportar sus propias mercancías. Los colapsos en los puertos y las decisiones de las navieras, cerrando rutas, reduciendo flotas y elevando los precios, han provocado situaciones indeseables para los clientes de los distribuidores, que han motivado su incursión en el negocio propio de las navieras.

El caso particular de Amazon

Precisamente la situación creada por la COVID-19 ha acelerado los planes de Amazon de construir su propia cadena de suministro. Amazon Air, la aerolínea interna de la empresa, ha acumulado una flota de 85 aviones, mientras el gigante comercial ha empezado, también, a fabricar sus propios contenedores de transporte y a fletar sus propios buques de carga.

El rápido crecimiento de las operaciones logísticas de Amazon revela que la empresa global de venta por el canal ecommerce está creando, igualmente, un negocio de mensajería independiente que entregue bienes para los clientes, aunque no sean proveedores de Amazon. Esto replicaría la estrategia de Amazon Web Services (AWS), la división interna que satisfacía las necesidades de alojamiento web de Amazon antes de vender sus servicios a otras empresas, y convertirse en uno de los mayores negocios de computación en la nube del mundo (y la unidad más rentable de Amazon).

Amazon ya está probando un servicio de mensajería independiente, denominado Amazon Shipping, que por ahora se limita al Reino Unido. Cualquier vendedor de comercio electrónico -independientemente de si vende en Amazon- puede contratar a Amazon para que entregue los paquetes en su nombre. Los analistas de Morgan Stanley predicen que Amazon lanzará un servicio similar en Estados Unidos este mismo año.

La Tailwind Shipping Line de Lidl

Por su parte, la cadena de distribución Lidl, perteneciente a la compañía alemana Schwarz Group, ha confirmado su entrada en la actividad de transporte de mercancías mediante la creación, registrada en el Registro Europeo de Marcas, de la empresa Tailwind Shipping Line, con la intención de iniciar servicios marítimos que incluyen la compra de contenedores y los fletes e incluso la adquisición de buques portacontenedores para tratar de mantener debidamente abastecida una inestable cadena de suministro y asegurar el suministro de mercancías a todos los puntos de venta de la distribuidora.

La compra de contenedores de Ikea

También el minorista de muebles para el hogar Ikea, ha empezado a enviar productos utilizando buques fletados por la propia empresa. Fuentes de la compañía sueca confirman que está comprando contenedores para garantizar su disponibilidad para trasladar los bienes a sus tiendas. Se trata de solucionar la escasez y desabastecimiento de artículos como consecuencia de los repuntes de precio y el descenso en el volumen de materias primas junto con los problemas en toda la cadena de suministro global.

Introducción de las minoristas en el negocio de las navieras

Otras compañías minoristas como Walmart o Home Depot ya revelaron la compra de contenedores y el flete de buques para hacer frente a los cortes en la cadena de suministro por la pandemia de la COVID-19 y la estrategia monopolística de las navieras. Estas firmas han decidido fletar buques de carga privados y comprar sus propios contenedores de transporte para mantener el flujo de mercancías producidas en el extranjero.

Según han confirmado directivos de la empresa Home Depot, los niveles de existencias de la empresa no están donde la firma quiere que estén. Por ello, conscientes de la escala de su negocio, que le permite tener cierta flexibilidad, disponen ya de varios buques portacontenedores de uso exclusivo.

En el caso de la minorista Costco, la estrategia empieza a ser muy parecida. La compañía decidió fletar sus propios portacontenedores para evitar retrasos y mantener los costes bajos, mientras la crisis mundial del transporte marítimo hacía estragos. La empresa empezó por fletar tres buques para importar productos de Asia a Estados Unidos y Canadá. Esto ayudó a Costco a evitar gastar seis veces el precio normal en envíos o contenedores a través de terceros. Además, cada nave pudo transportar entre 800 y 1.000 contenedores a la vez, ya que la empresa también había alquilado varios miles de contenedores para utilizarlos en estos buques. En definitiva, Costco espera realizar unas 10 entregas a lo largo del 2022 utilizando estos buques, lo que supondrá alrededor del 20 por 100 de sus importaciones desde Asia.

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí
Haz tu comentario

Haz tu comentario

  1. Publicar comentario como invitado.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Enlaces patrocinados