Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto
  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Sectoriales
  4. Viento a favor para el palé y el embalaje industrial, hasta que se enfríe la economía

Viento a favor para el palé y el embalaje industrial, hasta que se enfríe la economía

El sector de la manutención ha notado, en general, cierta escasez de la madera proveniente de Sudamérica y de los Países Bálticos y dificultad en el aprovisionamiento de clavos.

“En general, la industria del palé y el embalaje de madera marcha bien. “Aunque se detectan señales de que las cosas pueden empezar a cambiar; no tanto en el mundo del palé, que seguramente será de los últimos sectores en percibir una ralentización en la actividad, y cuya producción se ha mantenido relativamente constante durante estos últimos años -opina Eduardo Márquez, presidente de Faproma.

“El embalaje industrial, íntimamente ligado a la actividad industrial, como es obvio, sí será de los primeros en notar un enfriamiento de la economía”.

El sector de la manutención ha notado, en general, cierta escasez de la madera proveniente de Sudamérica y de los Países Bálticos. Madera que además venía en unas secciones especiales, pequeñas, para palés de un solo uso. Una madera que aquí no se fabrica. Por tanto, se ha visto incrementado el consumo de otra madera, incluida la nacional, ya que el número de unidades de palés fabricados no ha variado en los últimos años.

Falta de clavos

Por otra parte, la dificultad de aprovisionamiento de clavos para ensamblar los palés es, según Faproma, la asociación de Fabricantes de Paletas y Productos de Madera para la Manutención, un problema coyuntural, debido a la situación en Europa del Este y la propia tensión en el mundo del acero. “En unos meses esta situación se estabilizará y el problema desaparecerá”.

El mercado transita por un cierto descasamiento entre la oferta y la demanda, probablemente porque se ha querido recuperar demasiado rápido lo que se perdió durante la pandemia.

“El ritmo de recuperación no casa con la capacidad de la industria -concluye Eduardo Márquez-fundamentalmente con la capacidad de extraer la madera del monte y de procesarla en primera transformación. El problema está en que no se montan equipos forestales ni aserraderos de un día para otro. Y muchos están trabajando al límite de sus capacidades. Cuando se acelera para recuperar el terreno perdido, nos damos cuenta que no se puede”.

“Hay nuevos actores que están cobrando protagonismo en el mercado, y confiamos en que se incorporen a Faproma  próximamente” -afirma su presidente, Eduardo Márquez-.” Seguimos siendo una muestra muy representativa en volumen de producción; no tanto en número de empresas, ya que la fabricación de palés y embalajes en España está muy atomizada”.

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí
Haz tu comentario

Haz tu comentario

  1. Publicar comentario como invitado.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Enlaces patrocinados