Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto
  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Sectoriales
  4. ¿Cómo debe ser una estación de carga de vehículo eléctrico?
Cargador de la compañía sueca Charge Amps.
Cargador de la compañía sueca Charge Amps.

¿Cómo debe ser una estación de carga de vehículo eléctrico?

En 2030 cinco millones de vehículos eléctricos de transporte de mercancías o pasajeros circularán por las carreteras españolas

El desarrollo del parque de vehículos eléctricos pasa por establecer una red mallada de puntos de recarga públicos, así como por el desarrollo del mercado de cargadores privados en el ámbito doméstico e industrial.

Este año 2022 será clave para el desarrollo de esas infraestructuras de carga para vehículos eléctricos en España. Así lo indican fuentes como Charge Amps, fabricante sueco de cargadores para vehículos eléctricos: todo va a depender de si en los próximos meses se sigue el camino trazado para alcanzar los objetivos marcados en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC), y si se articulan las ayudas institucionales e incentivos fiscales como palanca para impulsar la movilidad eléctrica en el país.

El objetivo establecido por el Gobierno es tener 5 millones de vehículos eléctricos circulando por las carreteras españolas en 2030. Para ello es imprescindible mejorar las infraestructuras de carga, apunta Henrik Bergman, director regional de España y Portugal de Charge Amps. “Las administraciones son conscientes de esta necesidad –añade-, por eso han puesto en marcha distintos incentivos para fomentar la instalación de cargadores eléctricos”.

Situación actual

Aunque no existe una cifra oficial en cuanto a puntos de recarga disponibles en España, la Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso de la Movilidad Eléctrica (AEDIVE) registra unas 15.000 estaciones públicas. Incluso sumando los cargadores privados no cuantificados en esa estadística, la cifra está muy lejos de los 3 millones de puntos de recarga planificados para 2030 según el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) 2021-2030.

Con el objetivo de mejorar estas cifras, las grandes energéticas del país ya han anunciado sus planes para que se superen los 100.000 cargadores eléctricos en las carreteras españolas en 2023. El Gobierno exigirá que las gasolineras con más de 5 millones de litros de combustible vendidos anualmente dispongan de estaciones de carga.

“Los puntos de carga públicos no serán suficientes para cubrir la demanda, especialmente teniendo en cuenta que hasta el 80 por 100 de las recargas de vehículos eléctricos se realizan en casa o en el trabajo”, indica Bergman. Por ello, el plan Moves III cubre hasta el 80 por 100 del coste de la instalación de un punto de carga privado. A esto hay que añadir la reducción de hasta el 50 por 100 del impuesto sobre bienes inmuebles (IBI) que ofrecerán a lo largo del año muchos municipios a quienes obtengan un cargador. También se contempla una bonificación de hasta el 90 por 100 en el Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO), y hasta el 50 por 100 de la cuota del Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE) para los sujetos pasivos que tributen por cuota municipal que hayan instalado puntos de recarga en los locales relacionados con su actividad económica.

Cómo debe ser una estación de recarga

La diversificación del mercado de los cargadores eléctricos en España obliga a los usuarios a conocer las características básicas que deben buscar al instalar un punto en empresas, negocios o residencias.

Algo que hay que tener en cuenta es  la durabilidad y resistencia en todos sus modelos, factores esenciales para resistir la meteorología en España. El clima mediterráneo provoca cambios y variaciones en cuanto a temperaturas y meteorología. Esto exige a las estaciones de carga estar preparadas para afrontar el calor en verano y el frío puntual en invierno, ya sea en exteriores o en el interior de parkings no climatizados. Igualmente –señalan desde Charge Amps- es importante asegurar un sellado completo para evitar la entrada de polvo y soporta situaciones de lluvia o nieve.

Además, un cargador inteligente aporta características adicionales  de conectividad, seguridad, control y flexibilidad. Por un lado, permite configurar remotamente el consumo, evitando posibles sobrecargas del sistema, así como programar los periodos de carga para aprovechar las horas más económicas. También asegura que el vehículo siempre estará cargado cuando se necesite, puesto que se podrá activar la recarga de forma remota y sencilla. Además, se puede apagar el cargador para evitar un uso inadecuado por parte de personas no autorizadas o, al contrario, dar acceso a aquellos usuarios que se desee desde cualquier lugar y en todo momento.  

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí
Haz tu comentario

Haz tu comentario

  1. Publicar comentario como invitado.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Enlaces patrocinados