Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto
  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Sectoriales
  4. Acopio, desabastecimiento y largas colas de espera: el rastro de Filomena en los supermercados

Acopio, desabastecimiento y largas colas de espera: el rastro de Filomena en los supermercados

Mientras políticos e instituciones apelan a la calma, las imágenes de lineales vacíos se acumulan en las redes sociales en una suerte de llamada a la acción a las autoridades. ¿El fin? Nada más simple – y complejo en estos instantes – que asegurar el abastecimiento de los alimentos y productos de primera necesidad, en peligro desde que el temporal Filomena dejara miles de calles intransitables.

Sin embargo, y a pesar de las similitudes, no podemos establecer comparaciones con la situación vivida en marzo. Durante el inicio de la cuarentena, muchos supermercados tuvieron que hacer frente a la ‘compra de pánico’, es decir, a miles de personas comprando de más ante un posible desabastecimiento total.

El consumo era tan rápido que ni las grandes cadenas pudieron responder con agilidad en un primer momento. Sin embargo, en ese instante, el mensaje fue claro. No nos íbamos a quedar sin comida porque, una y otra vez, la logística respondería al reto, multiplicando su actividad al ritmo del crecimiento de la demanda para dar respuesta a esta tendencia.

Ahora, sin embargo, la situación se torna un poco más compleja. En términos generales, la gente no está comprando de más – aunque existen excepciones -. La diferencia entonces, y por la cual esas imágenes que sembraban la confusión en marzo vuelven a repetirse ahora es que, por mucho que quiera, la logística y el transporte no puede responder tan ‘fácilmente’.

Y es que, aunque la actividad comience a retomarse paulatinamente, ciudades como Madrid continúan cubiertas de nieve y placas de hielo que hacen que la cadena de suministro se esté viendo afectada.

La clave: “No comprar más de lo necesario”

Ante este panorama, la Asociación de Cadenas Españolas de Supermercados (ACES), ha apelado a la responsabilidad y comprensión de los clientes, entendiendo que la inquietud de las últimas horas está generando un consumo más acelerado que “debe evitarse”.

logística 32

Su presidente, Aurelio del Pino, ha asegurado que hay locales y productos suficientes para garantizar las necesidades mínimas de los hogares, incluso si la situación se prolonga en los últimos días.

Del Pino ha resaltado que la alimentaria es una distribución que depende de una cadena de aprovisionamiento que, de forma normal, trabaja de manera ininterrumpida, pero, cuando se produce algún problema, como son las restricciones en la circulación, se generan retrasos.

Actualmente, concluye, sus asociados, entre los que se encuentran Lidl, SuperCor, Carrefour, Eroski y Auchan, están trabajando “caso por caso la solución de los incidentes que se puedan estar produciendo”.

Por su parte, Asedas, que entre otros reúne a Mercadona y Día, ha confirmado que la nevada ha generado una situación complicada, sobre todo en las zonas más afectadas por el temporal, aunque aseguran que desde la madrugada del lunes se ha empezado a repartir productos “de manera paulatina” y “en función de la ubicación de las tiendas”.

Para diferenciar este hecho de su precedente histórico, Anged, patronal de grandes superficies como El Corte Inglés o Ikea, ha recordado que “esto es una situación puntual de corta duración que no presenta ningún problema de abastecimiento a la población”.

Cuestión de tiempo

Como ya ocurriría en el confinamiento, la red de distribución alimentaria en España se está esforzando para garantizar el abastecimiento. Si bien el fin de semana algunos de los supermercados no llegaron a levantar los cierres, lo cierto es que ahora una gran mayoría ha vuelto a la actividad, garantizando la disponibilidad de algunos de sus productos a través de los stocks de seguridad de sus almacenes.

Sin embargo, que los alimentos frescos vuelvan a los lineales es cuestión de tiempo. La prioridad desde ayer “fue que se pudiera empezar a repartir desde los almacenes hasta las tiendas donde hay acceso”, explican desde las asociaciones. De hecho, apuntan, muchos trabajadores “han estado toda la noche limpiando los accesos a los almacenes para que los camiones pudieran entrar”.

Ahora el riesgo, apuntan, está en los productos frescos, donde pueden producirse roturas de stock dado que no han sido repuestos desde el viernes.

Reabre Mercamadrid

“La situación es difícil, pero va camino de normalizarse”. Así se refería Manuel Giménez, consejero de Economía, Empleo y Competitividad de la Comunidad de Madrid, al anuncio de la reapertura de Mercamadrid.

Durante el fin de semana y a lo largo de esta jornada, los trabajos de limpieza y la retirada de hielo y nieve en las instalaciones de Mercamadrid se han ido sucediendo. Tal y como ha avanzado la vicealcaldesa, Begoña Villacís, el gran mercado madrileño abrirá sus puertas el 12 de enero, dado que un total de 165 camiones ya han podido acceder con mercancías.

"Estamos en coordinación con la patronal logística, con todas las empresas de distribución de alimentos, con la Dirección General de Carreteras (DGC), que es la que tiene que habilitar los espacios, haciéndolo compatible con otros muchos espacios también prioritarios que necesitaban adecuarse. A lo largo de hoy y a lo sumo mañana, todos esos accesos para las plataformas logísticas estén disponibles para que el abastecimiento sea normal", ha especificado.

Según ha puntuado, la mayor parte de los supermercados abrirá mañana y el abastecimiento será normal, sin descartar que se produzcan largas colas, por lo que pide paciencia ya que es posible que determinados productos “puedan no estar disponibles” en todos los centros.

“La cadena de suministro está en su máxima tensión”

La patronal logística UNO también se ha pronunciado sobre este evento reclamando, a través de su presidente, Francisco Aranda, tres medidas para paliar la situación de una cadena de suministro que está en su “máxima tensión” tras dos días de parón total.

De esta forma, garantizar el abastecimiento a la población, apunta Aranda, pasará por el desbloqueo inmediato de los accesos a los polígonos industriales y plataformas logísticas; los desembolsamientos de camiones con carga – más de 3.000 actualmente paralizados -; y el que en palabras del ejecutivo es el más importante, “el desbloqueo de la zona de carga de Barajas”.

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí
Haz tu comentario

Haz tu comentario

  1. Publicar comentario como invitado.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Enlaces patrocinados