Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto
  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Sectoriales
  4. El acopio excesivo de los países desarrollados pone en riesgo el suministro global de la vacuna

El acopio excesivo de los países desarrollados pone en riesgo el suministro global de la vacuna

Una de cada cuatro personas en todo el mundo no recibirá la vacuna contra el COVID-19 hasta 2022. Más de la mitad de las dosis, un 51 por ciento, han sido reservadas por países con altos ingresos, a pesar de representar tan solo el 14 por ciento de la población, acaparando la tan ansiada vacuna, cuya inoculación ya ha sido iniciada en numerosas naciones alrededor del globo.

Esta compleja realidad ha sido destapada a través de un estudio de The BMJ, que analizó los pedidos anticipados de la vacuna contra el coronavirus en todo el mundo antes de su aprobación regulatoria. Entre sus resultados, quedaba reflejado que ya para el 15 de noviembre de 2020, varios países habían reservado un total de 7,48 mil millones de dosis de 13 fabricantes de 48 candidatas a vacuna en ensayos clínicos.

Las vacunas más prometedoras estaban desde un primer momento “cubiertas en gran parte por acuerdos comerciales de compra avanzada, en su mayoría de países ricos”, tal y como apuntaba Rachel Silverman, analista de políticas del Centro para el Desarrollo Global en la BBC.

Así, Estados Unidos, representando una quinta parte de todos los casos de COVID-19, unos once millones, había reservado 800 millones de dosis, mientras que, de forma conjunta, Japón, Australia y Canadá sumaron una reserva de mil millones de dosis, representando el uno por ciento de todos los casos a nivel mundial.

El resultado, según los autores del estudio, es un acceso incierto al suministro para el resto del mundo, un para nada desdeñable 86 por ciento de la población.

Como señala el informe, hasta el 40 por ciento de las vacunas de estos fabricantes podrían redistribuirse a países en vías de desarrollo, con ingresos bajos y medios, dependiendo, eso sí, de si estas naciones quieren o no compartir sus alijos.

Si bien la Organización Mundial de la Salud ha denominado esta dinámica como “comprensible”, ya que los líderes querrán “proteger a su propia gente primero”, recalcan la importancia de que la respuesta a esta pandemia global debe ser colectiva, asegurando un acceso equitativo a los viales.

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí
Haz tu comentario

Haz tu comentario

  1. Publicar comentario como invitado.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Enlaces patrocinados