Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto
  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Sectoriales
  4. El conflicto de la estiba vasca escala posiciones en la agenda política nacional

El conflicto de la estiba vasca escala posiciones en la agenda política nacional

La crítica situación vivida en el Puerto de Bilbao, en huelga desde el pasado 9 de octubre, ha llevado a Iñigo Urkullu, lehendakari del Gobierno Vasco, a solicitar al presidente Pedro Sánchez “un arbitraje obligatorio” que ponga fin al conflicto en el enclave, que está suponiendo “efectos negativos en todo tipo de actividades económicas” en la región.

Según ha informado el portavoz del Gobierno Vasco, Bingen Zupiria, las operaciones interrumpidas en el Puerto son “graves” en algunos casos. Por ello, “sin menoscabar el derecho a la huelga que tienen los trabajadores”, afirma que esta movilización está teniendo una incidencia en la economía, no solo de la Comunidad Autónoma, también en las vecinas Navarra, Castilla y León o La Rioja.

Tal y como ha advertido, la huelga “está afectando a todo tipo de actividades económicas, desde la importación y exportación de materias primas al transporte de productos siderometalúrgicos, de máquina herramienta, automóvil, etc.”

Por su parte, el Consejo de Ministros celebrado el pasado martes 17 de noviembre ha decidido no imponer por el momento dicho arbitraje forzoso. Sin embargo, desde el Senado, el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, ha instado a las partes a sentarse a negociar para evitar tener que acudir a este tipo de intervenciones.

¿Crees que alcanzarán un acuerdo antes del 9 de diciembre?

Según el ministro, el Puerto de Bilbao es “muy importante y de interés estratégico para toda la zona norte”, por lo que el conflicto vivido durante estos meses en el enclave ha sido seguido desde el ministerio. No obstante, Ábalos ha aclaro que su departamento no tiene capacidad de actuación porque, por su carácter estratégico, de decretarse un arbitraje se haría desde la autoridad laboral.

El ministro ha vuelto a instar a ambas partes: “evitemos ese arbitraje forzoso y pongámonos a negociar para intentar llegar a una solución que pueda mejorar las condiciones laborables, pero siempre en el marco de la legalidad europea".

A pesar de los llamamientos a la negociación, el conflicto no parece tener fin en el corto plazo, por lo que la misma patronal Bilboestiba insiste en la necesidad de un arbitraje ante la imposibilidad de alcanzar un acuerdo en la negociación, marcada por la consideración de “ilegales” las propuestas de los sindicatos, que “ya estaban recogidas en el convenio anterior”.

Por su parte, los empresarios han señalado que los sindicatos “no contarán con la compañía de las empresas en su destructivo viaje hacia ninguna parte".

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí
Haz tu comentario

Haz tu comentario

  1. Publicar comentario como invitado.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Enlaces patrocinados