Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto
  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Sectoriales
  4. Pfizer, Moderna y Sputnik V: las diferencias logísticas de las tres vacunas candidatas

Pfizer, Moderna y Sputnik V: las diferencias logísticas de las tres vacunas candidatas

Los desarrolladores de vacunas de todo el mundo están luchando por descubrir cómo enviar y almacenar sus viales. Con porcentajes de eficacia cada vez más elevados, el reciente anuncio de la vacuna de Moderna parece tomar la delantera en lo que a distribución de la vacuna se refiere, planteando la siguiente cuestión: ¿qué retos implican cada una de las candidatas a nivel logístico y cómo pretenden hacer frente a los mismos?

Pfizer

Caso por caso, empezamos esta comparativa con la primera en anunciar su futura comercialización: Pfizer. La antivírica, con una eficacia del 90 por ciento, ha sido la primera en hacer resurgir las esperanzas en un 2020 marcado por la irrupción del coronavirus. Sin embargo, la publicación de su eficacia rápidamente fue seguida del cuestionamiento clave de su distribución, caracterizada por requerir temperaturas de hasta 80 grados bajo cero.

Este detalle, para nada insignificante, ha hecho saltar las alarmas del sector logístico y de transporte ya que, si de por sí la distribución a temperaturas controlada puede resultar compleja, manejar esos parámetros es, para la media mundial, casi imposible.

Fuentes de Pfizer-BioNTech han anunciado la producción de 50 millones de dosis en lo que queda de 2020, con la intención de llegar a vacuna a 25 millones de personas –ya que cada vacuna requiere la inyección de dos dosis-. A esta producción inicial se sumarán 1.300 millones de dosis en 2021.

La multinacional distribuirá en una primera fase a las instalaciones médicas bajo el modelo de entrega “just in time”, haciendo que los viales salgan de las plantas a menos 75 grados dirigiéndose directamente a los sitios de inoculación.

En lo que respecta al transporte, la farmacéutica ya cuenta con plantas en Estados Unidos, así como en Europa, concretamente en Bélgica y Alemania, por lo que no se prevén distribuidores intermedios. Así, aseguran que la primera fase se producirá en Michigan, EE.UU., dejando el transporte a cargo de doce camiones especialmente preparados y veinte aviones que distribuirán la vacuna a diversas localizaciones.

Asimismo, el transporte se confiará a tres de las principales empresas de distribución mundial: DHL, FedEx y UPS, que han comenzado a preparar su logística. La firma reveló que para el transporte ha preparado unos contenedores especiales para mantener la temperatura con hielo seco capaces de mantener un rango de más o menos diez grados alrededor de los 70 grados bajo cero en diez días. Cada contenedor puede almacenar de 1.000 a 5.000 mil dosis.

Sputnik V

Seguimos el repaso de las candidatas con la segunda en anunciar su llegada, Sputnik V. La vacuna rusa, con una eficacia del 92 por ciento, adelanta posiciones en la carrera por frenar la pandemia con un nuevo planteamiento: la liofilización.

El transporte es un problema urgente para Rusia, que tiene muchos asentamientos extremadamente remotos y ya ha comenzado a implementar un programa de inoculación masiva de trabajadores médicos de primera línea en todo el país, aunque los ensayos en humanos del Sputnik V aún no están completos.

Ya sea que se transporten en camión a través de Siberia o en un avión a los confines del Ártico, sus viales deben almacenarse a menos 18 grados Celsius o menos, según el Instituto Gamaleya que desarrolló la vacuna.

Pero Rusia también ha estado probando una versión que se ha sometido a liofilización, convirtiendo la vacuna líquida en una masa blanca y seca que se puede almacenar a temperaturas normales del refrigerador de 2 a 8 grados Celsius. Luego se diluye antes de la inyección.

Rusia no ha revelado previamente cuántas dosis de vacuna liofilizada planea producir, pero Kirill Dmitriev, director del Fondo de Inversión Directa de Rusia (RDIF) que respalda y comercializa la vacuna, ha afirmado que pronto será el foco principal.

Moderna

Finalmente, la última incorporación a esta carrera de fondo: Moderna. Según lo anunciado por la compañía el lunes, se espera que la vacuna COVID-19 de Moderna se mantenga estable a 2-8 grados Celsius, la temperatura de un refrigerador estándar, hasta por 30 días. Moderna publicó los nuevos hallazgos sobre el almacenamiento de la vacuna el mismo día que anunció que la inoculación tenía una efectividad del 94,5 por 100 en la prevención de COVID-19 en comparación con un placebo.

La vacuna de Moderna también se puede almacenar a largo plazo a menos 20 grados Celsius, la temperatura de un congelador estándar, durante seis meses. Luego puede estar a temperatura ambiente durante 12 horas después de sacarlo para la vacunación.

La compañía planea hacer que 20 millones de dosis de su vacuna estén listas para enviarse a los EE. UU. antes de fin de año y de 500 millones a mil millones de dosis el próximo año, según dijo la semana pasada el director ejecutivo de Moderna, Stéphane Bancel.

¿Qué vacuna crees que se adapta mejor a la capacidad logística de España?

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí
Haz tu comentario

Haz tu comentario

  1. Publicar comentario como invitado.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Enlaces patrocinados