Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto
  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Sectoriales
  4. Seis formas de reducir la huella de carbono de las flotas de reparto

SEMANA EUROPEA DE LA MOVILIDAD

Seis formas de reducir la huella de carbono de las flotas de reparto

Es innegable que, en el reparto de la responsabilidad del impacto ambiental, la distribución y el transporte tienen una pesada carga que asumir. Sin ir más lejos, los últimos datos recogidos por el Ministerio de Transición Ecológica afirmaban que el transporte llegó a representar en 2018 el 27 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Entonces, ¿qué puede hacer el sector para reducir su impacto?

Los vehículos de reparto, sobre todo en las flotas pequeñas, son esenciales para el buen funcionamiento de los negocios. Sin embargo, el crecimiento de tendencias como las entregas de última milla no ha hecho más que contribuir al aumento de las emisiones de carbono en las principales ciudades, según el Foro Económico Mundial.

Este mismo organismo proyecta un aumento del 36 por 100 en el número de vehículos de reparto en las 100 principales ciudades del mundo para 2030, estimando que las emisiones aumenten en casi un tercio y las congestiones crezcan hasta un 21 por ciento.

6 consejos para reducir la huella de carbono

Existen varias acciones que las flotas de reparto pueden desarrollar para comenzar a reducir su impacto ambiental.

1. Determinar su huella: antes de tomar medidas, debe conocerse el impacto real de la actividad. Para ello debe realizarse un inventario completo de activos y calcular las emisiones de los mismos, por cantidad de combustible utilizado, kilometraje o por la inversión económica en combustible.

2. Mejorar el uso de los vehículos: la planificación de las rutas es imprescindible para evitar realizar kilómetros de más o atascos, que aumentan las emisiones.

3. Formar a los conductores: ajustar el comportamiento del conductor puede tener un impacto inmediato en la huella de carbono de la flota, al reducir el uso de combustible y el ralentí con una conducción más eco-responsable.

4. Reemplazar los vehículos más contaminantes: las flotas más antiguas producen mayores emisiones que sus homólogos más nuevos. En la medida de lo posible, las empresas deben asegurarse de ajustar sus activos para un futuro sostenible.

5. Invertir en una gestión eficiente de las flotas: un sólido programa de administración de flotas con un administrador de flotas interno, o el uso de una empresa de administración de flotas, ayuda a mantener la flota en plena forma, reduciendo las emisiones.

6. Comprometerse con las metas: para que se produzca un verdadero cambio, la flota debe establecer metas y comprometerse con ellas, creando objetivos a cumplir en diversos plazos temporales.

¿Crees que la distribución será capaz de asumir los retos de la sostenibilidad antes de 2030?

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí
Haz tu comentario

Haz tu comentario

  1. Publicar comentario como invitado.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Enlaces patrocinados