Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto
  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Sectoriales
  4. Los cuellos de botella podrían alargar la escasez de carne en EE.UU. hasta finales de verano

¿Dónde está la carne?

Los cuellos de botella podrían alargar la escasez de carne en EE.UU. hasta finales de verano

Sin dejar de lado la salud pública y el impacto económico, los supermercados y restaurantes han empezado a notar los efectos de una epidemia que, en el caso concreto de Estados Unidos, está empezando a provocar la escasez de productos de gran consumo como la carne.

Esta tendencia, según informa el New York Post, se mantendrá más allá del 4 de julio. “Será un verano duro", aseguró Vincent Pacifico, presidente de Vista Food Exchange, uno de los grandes mayoristas de carne en el Mercado Cooperativo Hunts Point en el Bronx. "No se puede obligar a las personas a volver al trabajo si están enfermas y asustadas", explicó Pacifico sobre la escasez.

Fábricas cerradas, trabajadores enfermos

Si bien los problemas de desabastecimiento comenzaron a percibirse durante las primeras semanas, un comunicado hizo saltar todas las alarmas.

Tyson Foods, el mayor procesador de carne del país, disparó una advertencia sobre los problemas con la cadena de suministro de carne a finales de abril. El presidente de la compañía, John Tyson, publicó un comunicado en algunos de los periódicos más leídos del país, diciendo que “la cadena de suministro de alimentos se está rompiendo”.

En el anuncio, Tyson advirtió que “habrá un suministro limitado de nuestros productos disponibles en los supermercados hasta que podamos reabrir nuestras instalaciones que están actualmente cerradas”.

La gestión del Ejecutivo: servicios esenciales

Días después de dicha publicación, el presidente Donald Trump declaró a las plantas de procesamiento de carne “infraestructura crítica” para tratar de mantenerlas abiertas. La medida fue aplaudida por los líderes de la industria de la carne, quienes dijeron que aceleraría la producción, y criticada por los sindicatos, que dijeron que hizo poco para mejorar la seguridad y proteger a los trabajadores.

Pero las plantas han seguido cerrando y tienen dificultades para operar a plena capacidad.

Tyson, por ejemplo, dijo el jueves que su planta de carne de cerdo más grande reabriría en Iowa. Sin embargo, en un comunicado de prensa, dijo que la planta “reanudaría la producción limitada”. La compañía dijo que agregó nuevas medidas de seguridad, que incluyen controles de temperatura, una clínica en el lugar para las pruebas de Covid-19 y el distanciamiento social de los trabajadores.

Por su parte, supermercados y cadenas de restaurantes están animando a los clientes a hacer un consumo responsable de la carne y a evitar el acopio excesivo de la misma para evitar el desabastecimiento y el estrechamiento del cuello de botella que ya se ha formado en esta cadena de suministro.

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí
Haz tu comentario

Haz tu comentario

  1. Publicar comentario como invitado.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Enlaces patrocinados