Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto
  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Sectoriales
  4. Más presión, más complejo: el nuevo Black Friday al que se enfrenta la paquetería

Más presión, más complejo: el nuevo Black Friday al que se enfrenta la paquetería

El incremento de hasta un 50 por 100 en los envíos procedentes del comercio electrónico ha elevado la tensión de las empresas de logística y transporte hasta alcanzar niveles similares a los picos alcanzados durante el Black Friday. De esta forma lo ha confirmado la patronal logística UNO, que aclara que al elevado nivel de presión se suman las dificultades añadidas de la crisis sanitaria, como los protocolos de contacto cero, las distancias de seguridad o la necesidad de EPIs.

Según ha declarado su presidente, Francisco Aranda, “el comercio electrónico ha disparado su crecimiento durante el estado de alarma”, aunque ha sectores como el textil, la construcción y el editorial que han visto drásticamente reducidas sus cifras.

Actualmente, la logística está atravesando un “momento de máxima controversia”, afirma la patronal. Por un lado, las ventas online se han duplicado. Por otro, el cierre de comercios y restaurantes durante el estado de alarma ha generado una reducción del 50 por 100 de la actividad de los operadores de logística y transporte, porque las entregas a esos negocios ya no se efectúan y muchas empresas logísticas están en situación de ERTE. “El negocio B2B (Business to Business) se ha desplomado”, sostiene Aranda.

Ante esta dicotomía, el crecimiento del e-commerce no compensa la caída de la actividad logística en general. La gran mayoría de las empresas no han podido suplir la caída del B2B con el aumento del B2C (Business to Consumer). Y, a las pocas que han podido hacerlo, no les compensa, pues la venta online se caracteriza por pedidos unitarios, lo cual es mucho menos eficiente y mucho más caro operativamente que el suministro a establecimientos, que es de grandes volúmenes y permite una mejor optimización.

“Esta crisis sanitaria ha puesto de manifiesto que la logística en nuestro país es sinónimo de eficiencia y competitividad. Es la garantía de que la cadena de suministro, ahora más compleja que nunca, funcione”, concluye Aranda.

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí
Haz tu comentario

Haz tu comentario

  1. Publicar comentario como invitado.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Enlaces patrocinados