Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto
  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Sectoriales
  4. Las carretillas eléctricas moverán 19.600 millones de dólares para 2024

Las carretillas eléctricas moverán 19.600 millones de dólares para 2024

“El mercado de las carretillas eléctricas crecerá un 5,4 por 100 para 2024”. Así lo confirma un estudio americano publicado en Reuters que avanza la evolución de la tendencia dentro del mercado de las carretillas contrapesadas, donde las eléctricas ganan mercado a las térmicas.

Cinco años atrás, las ventas de las carretillas eléctricas en Europa suponían el 49 por 100 dentro del mercado de las contrapesadas, mientras que a finales del año pasado la cifra incrementó hasta situarse en un 55,2 por 100. En la actualidad, las carretillas eléctricas ya tienen un espacio prioritario en la zona EMEA (Europa, Oriente Medio y África) —que históricamente ha mostrado predilección por las carretillas elevadoras térmicas—, donde ha pasado de registrar una cuota de mercado de un 49,2 a un 51 por 100 en los últimos tres años.

Adaptación a cualquier condición climática, robustez, repostaje espaciado… los puntos distintivos de las carretillas elevadoras térmicas son más que conocidos. No obstante, como explica Francesco Pampuri, EMEA Marketing Manager de Baoli, fabricante de carretillas, “el foco se ha trasladado hacia cuestiones medioambientales, lo que lleva a un uso masivo de las carretillas elevadoras eléctricas que, en las versiones que incluyen batería de litio, hacen posible trabajar varios turnos sin necesidad de cambiarla. Además, las carretillas eléctricas pueden recargarse en cualquier lugar, incluso dentro de la superficie de venta.”

A la sostenibilidad medioambiental, meta para algunas compañías dentro del mercado global de la logística, se suman otras ventajas que están haciendo que las carretillas elevadoras térmicas vayan paulatinamente sustituyéndose por las eléctricas. Entre ellas está la reducción de los costes operativos, así como la eliminación de las emisiones, además de una conducción más cómoda ya que reducen el ruido y las vibraciones, garantizando una mejora en la seguridad y en el bienestar del operario.

“El escenario ha cambiado radicalmente gracias al uso de tecnología de corriente alterna junto a los más eficientes sistemas de carga. Con la tecnología de baterías de litio, ampliamente utilizada y en continuo desarrollo por la industria de la automoción, el tipo de uso de una carretilla eléctrica se está acercando cada vez más a las térmicas. Pero, sobre todo, existen considerables diferencias en costes: comparando dos carretillas con una capacidad de carga de 2 toneladas, y operativa durante 10 años en intensos ciclos de trabajo, es fácil que la carretilla eléctrica permita ahorrar entre 1.100 € a 1.400 € anuales”.

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí
Haz tu comentario

Haz tu comentario

  1. Publicar comentario como invitado.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Enlaces patrocinados