Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto

NUEVO GOBIERNO

La “reorientación” ministerial de Ábalos

En un guiño al sector del transporte, Ábalos dijo haber querido mantener en el departamento el título de Transportes como “una forma de poner en valor la actividad económica que desarrollan los transportistas y que puedan ver en este Ministerio un órgano de gestión próximo que empatice con su actividad”.

Renombrado como ministro, José Luis Ábalos presentó la tarde del lunes la nueva imagen del Ministerio de Fomento. La nueva cartera del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana tendrá encomendada dos grandes áreas políticas: la movilidad y la vivienda.

Cambia el nombre y cambian los objetivos fijados por el nuevo Gobierno para la gestión de dos sectores que representan algo más del 20 por 100 del PIB Español, alrededor del 80 por 100 de la inversión pública civil y el 42 por 100 del gasto de las familias españolas.

Sobre la base de estos datos, “podemos afirmar que no tendremos éxito en la reorientación social, ambiental y modernizadora de España si no acertamos en la reorientación de las políticas de este departamento”, según expuso Ábalos.

Tres desafíos

En el desarrollo de la comparecencia, el ministro hizo hincapié en “los desafíos de nuestro país”. En primer lugar, resaltó “los desafíos de la desigualdad y de la exclusión social o territorial, que afectan y, a veces, angustian a muchos compatriotas” y de cuya adecuada gestión depende el “crecimiento económico” y “nuestra estabilidad democrática”.

En segundo lugar, expuso que “los desafíos ambientales y del cambio climático que ya nos afectan a todos nosotros requieren una reorientación en el Ministerio”. La gestión del transporte y la edificación es clave en una actividad que genera el 36 por 100 de las emisiones de gases de efecto invernadero. “Acertar en esas políticas en vital. Tenemos que hacer una transición ecológica justa y rápida.

Finalmente, señaló el “desafío de la transformación digital” que está viviendo el sector del transporte, con fenómenos como “el vehículo autónomo, los vehículos compartidos, las plataformas digitales de movilidad o la electrificación del automóvil”.

"La gran Ley de Movilidad"

A los tres desafíos anteriores, cabe sumar una última premisa que marcará la política del sector del transporte. “No vamos a comenzar la legislatura llenando mapas con promesas de más y más infraestructuras. Eso no lo hace ya ningún país que tenga el desarrollo económico y de infraestructuras de España”, sentenció José Luis.

Ello no significa “dejar de invertir sino invertir con más racionalidad. Y tampoco significa menos actividad privada. De hecho, el sector privado puede ser protagonista y salir muy beneficiado de las transformaciones en curso”.

La implantación de esta nueva estrategia requerirá de “la aprobación de la que será la gran Ley de Movilidad” que “España reclama desde hace décadas”. Esta ley debe “establecer normas y procedimientos claros para seleccionar inversiones, fijar la financiación del transporte público, resolver las inconsistencias del modelo viario, profundizar en la normativa de seguridad, fijar principios y responsabilidades de colaboración entre administraciones y avanzar en la sostenibilidad financiera de las infraestructuras de transporte, entre otros aspectos clave para nuestro país”.

Escribir un comentario

Enlaces patrocinados