Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto
  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Sectoriales
  4. “Se puede hacer algo más que cortar una calle”

Retos de la Distribución Urbana de Mercancías

“Se puede hacer algo más que cortar una calle”

Los grandes objetivos de la logística pasan por favorecer el motor de crecimiento de las ciudades 4.0, mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos y realizar una logística más eficiente disminuyendo las emisiones que genera el modelo implantado actualmente, pero para ello, “se puede hacer algo más que cortar una calle” u obligar a las empresas del sector a renovar, “sin ningún tipo de flexibilidad”, sus flotas para convertirlas en vehículos sin emisiones.

De todo ello se debatió ayer en el centro de estudios ESIC de Pozuelo en una jornada organizada por UNO, la Organización Empresarial de Logística y Transporte, con el objetivo de reunir a distintas empresas del sector para evaluar el Plan A que la Comunidad de Madrid ha puesto en marcha para convertir a la ciudad en un ejemplo de sostenibilidad, sus beneficios y los perjuicios que este plan pueden ocasionar en la competitividad del sector.

DECÁLOGO DUMAdemás, durante el encuentro, en el que se presentó el decálogo de la Distribución Urbana de Mercancías y el eCommerce en España, participaron personalidades como el secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda del ministerio de Fomento, Julio Gómez-Pomar, que presidió la jornada señalando a la logística como “un elemento clave dinamizador de la economía española” dando paso a Francisco Aranda, secretario general de UNO, quien hizo especial énfasis en la necesidad de crear un modelo que se adapte a las nuevas ciudades y al nuevo usuario y presentó el Decálogo con el que pretende sentar las bases de un reparto sostenible y eficiente en la ciudad y sirva de “guía” para los ayuntamientos en el diseño de sus ordenanzas municipales.

El inicio de la jornada estuvo marcado por la intervención de Juan Azcárate, subdirector general de Energía y Cambio Climático del Ayuntamiento de Madrid, a través de la cual hizo llegar a las empresas del sector las tres medidas que están incorporadas en el Plan A entorno a la DUM (Distribución Urbana de Mercancías). Destacando en este sentido que hay que tratar de “integrar la DUM en los planes de movilidad urbana”, coordinarse y colaborar y poner el foco en la digitalización que puede traer consigo “nuevos escenarios para las cadenas logísticas”.

El Plan A sobre la mesa de debate
Tras la presentación del Plan A, se dio paso al turno de debate con una primera mesa redonda compuesta por José Manuel Dávila, concejal del grupo municipal socialista y portavoz del área de Medio Ambiente y Movilidad, Sergio Bravezo, concejal de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Madrid e Inmaculada Sanz, secretaria general del Grupo Popular en el Ayuntamiento.

Durante esta conversación, Dávila expuso la necesidad de diseñar un nuevo concepto de movilidad que vaya acompañada de medidas y acuerdos para ello. Por su parte Bravezo aportó, junto con la representante popular, la visión más crítica, señalando que los datos en base a los que se ha desarrollado el Plan A son del año 2012 y, por tanto, “están desactualizados” y afeando al consistorio su falta de iniciativa y concreción a la hora de delimitar las medidas que se han elaborado con este fin.

Un objetivo imposible
Durante las siguientes intervenciones, pusieron en común empresarios y representantes del sector como José Ferrer Benito, director general de AEDISMA, Daniel Latorre, director gerente de UNO, Gonzalo Reguera, director de infraestructuras e innovación de Mercamadrid, Javier Escribano, director de Transporte y Distribución de Cofares, Pedro Gil, del departamento de Logística de El Corte Inglés, María Echevarría, cofundadora de Cleta o Diego Larrañaga director de Unidad de Negocio Zona Centro den Logisfashion.

La clave principal de estas conversaciones giró en torno a la imposibilidad de renovar el parque móvil en tan poco tiempo. Y tal y como señaló José Ferrer Benito, resulta misión imposible obligar a las empresas a coger sus camiones y tirarlos a la basura. Ferrer se preguntaba retóricamente “¿tenemos 2.500 camiones y el Plan A pretende que los tiremos sin alternativa?”. Además de explicar las “incoherencias del modelo que proponen” en el que se da al transportista un tiempo determinado para cargar y descargar: “cuando paro con un camión en un sitio, puedo repartir a un bar o a 15, y el tiempo varía, no es una norma matemática y si no la cumplo, las sanciones rondan los 3.000€”.

Entre todos ellos concluían la importancia de conocer el sector para poder diseñar medidas que le afectan, además de ofrecer ayudas a las empresas y generar incentivos para que puedan llevar a cabo esta transformación hacia la sostenibilidad que pide el Ayuntamiento.

En este sentido, Latorre quiso destacar que “la DUM no tiene alternativa y la circulación no es comparable ni equiparable al reparto de mercancías”, reivindicando medidas adaptadas al sector y evitando, como añadían los asistentes a la jornada que “se convierta el repartir en un verdadero infierno”.

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí
Haz tu comentario

Haz tu comentario

  1. Publicar comentario como invitado.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Enlaces patrocinados