Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto
  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Sectoriales
  4. La logística internacional sufre desarmonización

La logística internacional sufre desarmonización

Políticas proteccionistas nacionales ponen en peligro el crecimiento del sector y trabas al transporte a escala europea.

En un momento en que la actividad logística y con ella la del transporte de mercancías vuelven a crecer –al menos así lo refleja la Encuesta Permanente del Transporte publicada recientemente por Fomento-, el transporte internacional, “la niña bonita” de España, comienza a notar los problemas que derivados de la falta de armonización en los diferentes países comunitarios.

La situación preocupa y mucho. Lo que se juegan las empresas naciones es abandonar el crecimiento, cifrado en el 2015 en más de un 14 por 100.

Multas, restricciones y algo más
La falta de armonización afecta a múltiples aspectos. Afecta al régimen impositivo –laboral, de carburantes, de vehículos-, a los pesos y dimensiones, a horarios de trabajo, a restricciones en carreteras, por citar algunos ejemplos.

Así las cosas no hay mes en el que las asociaciones nacionales no tengan que “mediar” y denunciar alguna irregularidad que, además suelen conllevar pérdidas económicas importantes a las empresas españolas.

Eso es lo que ha sucedido con la última decisión adoptada por Francia, cuyos agentes de control han comenzado a aplicar a los vehículos de transporte en carretera una nueva interpretación de las pausas o interrupciones a la conducción, cuando van dos conductores a bordo del vehículo, lo que está dando lugar a numerosas sanciones con importes muy elevados (entre 4.500 € y 6.000 €).

Las sanciones se imponen por exceso de conducción ininterrumpida, derivadas del hecho de que, tras el intercambio de conductores en una conducción en equipo, éstos no habían realizado la pausa de 45 minutos con el camión parado.

El presunto fundamento que alegan las autoridades francesas para imponer estas infracciones se basa en el nuevo artículo 34 del Reglamento europeo 165/2014 sobre tiempos de conducción y descanso, que entró en vigor en marzo de 2015, que exige que el descanso o pausa deba registrarse con el símbolo “cama”, esto es, con el camión parado.

Lo realizado por Francia, y que ha motivado multas de hasta 6.000 a varios transportistas españoles, ha motivado el malestar “y enfado” de las asociaciones empresariales españolas ASTIC no ha dudado en pedir ayuda a la poderosa IRU, de la que es miembro, y la cual ya ha denunciado esta “grave situación” ante la Comisión Europea y el Gobierno francés, así como ante otras instituciones y asociaciones internacionales del mundo del transporte.

Impuestos, peajes, combustibles... 
Pero si estas situaciones no son únicas, existen más. Peajes indiscriminados, como en Bélgica, que además utiliza un sistema de cobro deficiente que no funciona adecuadamente con graves problemas para los transportistas europeos; o Inglaterra que también cobra una cantidad diferente a vehículos industriales de otros países.

A lo que unir los diferentes impuestos, precios del gasóleo o imposiciones imposibles de cumplir para las empresas foráneas –europeas- que quieren trabajar en cualquiera de los países miembro.

A pesar de ello, de todas las dificultades e incongruencias de la legislación comunitaria, nadie está dispuesto a admitir la desaparición de la Unión tal y como se conoce actualmente. Los últimos acontecimientos, relacionados con la denominada “crisis migratoria”, han puesto sobre la mesa la posible desaparición del tratado de Schengen –que permite la libre circulación de personas, mercancías, capitales y servicios- lo que supondría para la Unión Europea pérdidas de entre 5.000 y 18.000 millones de euros al año.

De producirse la desaparición del Tratado –sobre esto no hay dudas- el sector del transporte internacional de mercancías y la logística que conlleva sería de los sectores más afectados, con grave perjuicio económico. Una posibilidad que nadie quiere aceptar como posible.

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí
Haz tu comentario

Haz tu comentario

  1. Publicar comentario como invitado.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Enlaces patrocinados