Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto

A PARTIR DE MAYO DE 2012

La logística tendrá que adecuarse a la liberalización comercial en Madrid

A partir de mayo de 2012 la Comunidad Autónoma de Madrid liberalizará totalmente los horarios comerciales, según ha anunciado la presidenta Esperanza Aguirre. Será la primera CC.AA. en España, la segunda capital de Europa (tras Londres) y la cuarta del mundo (sumada a Nueva York y Tokyo) en permitir la apertura de cualquier comercio a cualquier hora.
Al margen de las opiniones de comerciantes (las grandes superficies son las únicas que han mostrado su beneplácito) y usuarios, y de las cifras de incremento de puestos de trabajo "inminentes" que traerá aparejada esta medida según Aguirre -unos 20.500- la logística y el transporte serán unos de los sectores colaterales afectados por la medida, ya que las entregas de mercancías se adecúan habitualmente -sobre todo en el casco urbano de Madrid- a unas ventanas horarias muy restringidas y controladas por el Ayuntamiento, coincidentes en su mayor parte con las franjas horarias de cierre comercial, que ahora desaparecen.
La Comunidad de Madrid lidera la aportación nacional del comercio con un 22,5 por 100, siendo el comercio minorista un 45 por 100 del volumen de negocio total, que en 2009 fue de más de 145.000 millones de euros, con más de 114.000 establecimientos comerciales de todo tipo, de los que más de un 60 por 100 son de cara al público (datos del INE).
Esta nueva problemática o reto desde el punto de vista logístico, según opinen unos u otros afectados por la medida, debería considerarse muy seriamente por parte de la Administración autonómica por los efectos de ruido y ocupación que puede tener en la población la carga y descarga en las llamadas "horas de descanso". De no ser así se trasladaría el problema a comerciantes y operadores logísticos.
Y para muestra, la sentencia dictada por el Juzgado de Primera Instancia nº 3 de Chiclana de la Frontera esta misma semana que, según informa elmundo.es, ha condenado al supermercado Dinosol de Conil (Cádiz) a indemnizar a cuatro vecinos por los ruidos causados, entre otras actividades, por la descarga de madrugada de palés con carretillas elevadoras. 

Escribir un comentario

Enlaces patrocinados