Inicio / Noticias / Sectoriales / “Europa no puede ser un actor secundario en África y debe retomar su estrategia para convertirse en socio prioritario”.
Puerto de Tánger.

“Europa no puede ser un actor secundario en África y debe retomar su estrategia para convertirse en socio prioritario”.

Europa no puede permitirse ser un actor secundario en este continente. Por ello, una vez finalice el conflicto de Ucrania, se debe retomar de forma urgente una estrategia para convertirse en el socio prioritario del continente africano.

“Los países africanos se han acomodado a los retornos del petróleo y de los minerales preciosos (platinoides, coltán) y no han hecho los deberes de diversificación e inversión en otros sectores de valor añadido”, dice Rafael Galán del Río “Perpe”, director del Área Económica de GATE Center.

A esta circunstancia se añaden las “tensiones institucionales y conflictos bélicos que se producen en los distintos países que conforman el continente”, añade Galán.

José Segura, director de Casa África, por su parte, destaca que otro factor que ha resultado determinante en esta situación de estancamiento es que “África adolece de una red de infraestructuras interiores. Mientras no existan un sistema de comunicación terrestre intracontinental no existirá una red de comercio potente”.

El GCG Index África, un indicador que construye un Centro de Gravedad Económico y Comercial para África, y analiza sus movimientos entre 1960 y 2021, pone el acento en el estancamiento relativo del continente pese a su carácter de región emergente que, “en teoría debería crecer más que la media mundial. Por tanto, también debería ganar peso en el PIB global, sobre todo, una vez que se liberó del yugo de las respectivas metrópolis, de las que dependía durante la etapa del colonialismo europeo.

Esta paradoja se explica por lo que Miguel Sebastián, coordinador académico de GATE Center, definió como “la maldición de las materias primas” durante la presentación del GCG Index África, en un webinar en el que también participaron José Segura, director de Casa África, y Rafael Galán del Río “Perpe”, director del Área Económica de GATE Center.

 El binomio África – China

Hasta ahora, la mayor parte de las inversiones en África del país que preside Xi Jinping se habían destinado al sector minero siendo, además, el mayor importador de petróleo del continente. Sin embargo, desde hace unos años China también está aprovechando el espacio de oportunidades que abre el desarrollo de infraestructuras.

Así lo puso de manifiesto el director de Casa África, que afirmó que la política de “colonialismo inteligente” que está aplicando el gigante asiático en el continente africano “ha desbancado a las antiguas potencias coloniales y a Estados Unidos.

La apuesta de China por el desarrollo de infraestructuras la ha convertido en su principal prestamista y acreedor de la región, ganando, además, voluntades gubernamentales. China es a día de hoy el principal socio comercial de África”.

A este respecto, Segura remarcó que son las empresas del gigante asiático las que están acaparando la mayor parte de los desarrollos portuarios de África occidental y consolidando su posición de “superoperadores”, lo cual les permitirá ejercer el control casi absoluto de, entre otros, el tráfico comercial de la Nueva Ruta de la Seda. “China actúa en África desde una visión a largo plazo cuyo objetivo es favorecer el crecimiento de la región”.

Por otro lado, cabe recordar las posibilidades que el continente africano representa para el sector energético, especialmente en el ámbito de la fotovoltaica. “Marruecos será el granero energético de Europa”, sentenció el director de Casa África.

Dicho lo anterior, ¿dónde queda Europa? En palabras de Miguel Sebastián, “la Asociación África – Europa, con Horizonte 2030, parece más bien una declaración de intenciones”, con proyectos como el Plan Solar del Mediterráneo o el gasoducto Nigeria-Marruecos, que supondrían una gran oportunidad para España -que cuenta con más 1.500 empresas operando en el continente y exporta más que a otras regiones, entre ellas Latinoamérica- se encuentran en la actualidad paralizados.

En este sentido, “Europa no puede permitirse ser un actor secundario en este continente. Y mucho menos ser un convidado de piedra. Por ello, una vez finalice el conflicto de Ucrania, que absorbe buena parte de la agenda europea, debe retomar de forma urgente su estrategia para convertirse en el socio prioritario del continente africano”, sentenció el coordinador académico de GATE Center.

Algo que corroboró el director de Casa África que insistió en la idea de que Europa tiene que “de manera inexorable, cooperar, coayudar y posibilitar que los países africanos crezcan per se. No se trata solo de exportar, sino de instalar y desarrollar industrias”.

Gravitación hacia el Noreste

En relación al movimiento del centro de gravedad económico, el informe destaca cómo en 1960 -fecha de inicio del indicador- se situaba bastante al sur del continente, en la República del Congo. Con los años se fue desplazando hacia el norte y hacia el oeste, en parte por el menor peso de Sudáfrica, pero sobre todo por el tirón de los países del Mediterráneo, para trasladarse a Etiopía y Kenia en los últimos años.

De cara al próximo lustro, los análisis de GATE Center muestran cómo se producirá un desplazamiento hacia los países del Noreste. Así, coincidiendo con las previsiones del FMI (Fondo Monetario Internacional) serán Etiopía, Ghana, Sudán y Egipto los que liderarán el crecimiento económico de África en 2027 en términos de PIB.

Subscribirme
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Más noticias sobre...

Ir arriba