Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto
  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Proveedores
  4. Jungheinrich: una estrategia digital basada en máquinas, baterías, sistemas de asistencia y colaboración

Jungheinrich: una estrategia digital basada en máquinas, baterías, sistemas de asistencia y colaboración

Jungheinrich, la multinacional alemana de la fabricación de equipos y sistemas para manutención y logística, ha presentado en Hamburgo su estrategia, modelo de negocio y un buen número de las novedades que irá lanzando al mercado en los próximos dos años. El primer gran lanzamiento tendrá lugar en el escaparate internacional de la feria LogiMAT de Stuttgart (Alemania) en marzo de 2020. El último, de lo presentado ahora, a finales de 2021 con la gama de contrapesadas eléctricas EFG P30i.

La presencia de Jungheinrich en LogiMAT, con un stand de 1.164 m2, reflejará la visión de este fabricante sobre el mercado actual y el futuro. Para los directivos de la marca, encabezados en la presentación de Hamburgo por Cristian Erlach, máximo responsable de marketing y ventas, el entorno ha cambiado y ya no volverá a ser el mismo. Digitalización y automatización, interconexión de las máquinas y sistemas, vehículos automáticos (AGVs) y sistemas de asistencia a la conducción y a la operativa en el almacén, estarán en el foco de la oferta al visitante.

Pero a pesar de la automatización y autonomía, Jungheinrich no cree que el reemplazo total de los conductores de las máquinas se produzca a corto plazo, pues resulta aún lejana la posibilidad de suplir absolutamente “las habilidades de las personas”, dijo Sabine Neuss, un nuevo fichaje de la compañía alemana, con mucha experiencia en el sector de los equipos de manutención. De hecho el fabricante dedica muchos esfuerzos e investigación a la ergonomía de los equipos.

Foco tecnológico

Tecnológicamente, la presentación de Hamburgo ha tenido dos focos muy concretos: los sistemas de asistencia y la tecnología de accionamiento eléctrico de las máquinas. En el primero destaca el desarrollo de una horquilla para carretillas frontales que incorpora una pequeña cámara digital en la punta del implemento, capaz de escanear los códigos de las mercancías impresos en el papel o el retractilado. Ello supone comodidad para el operador y una mayor fiabilidad –aseguran desde Jungheinrich- respecto a otros sistemas. La cámara es en realidad un sistema de asistencia a la operativa de picking que se puede conectar vía interface con el sistema de gestión para compara la etiqueta leída con su contenido y ubicación.

El segundo gran foco tecnológico alrededor de la máquina lo constituyen las baterías de iones de litio y, sobre todo, los sistemas de carga para baterías, que están convirtiendo a Jungheinrich en un fabricante cada vez más “eléctrico”. Tanto es así que ha puesto en marcha una estrategia de partenariado con otros fabricantes de maquinaria (construcción, obras públicas, agricultura) para el desarrollo de vehículos eléctricos. Baterías, integradas o no en la máquina, cargadores, sistema de carga para flotas, software para gestión de carga y lo último, acumuladores para exterior o interior, que permiten disponer siempre de la carga necesaria para recarga completa o biberonaje de las baterías, sin incurrir en picos que penalizan los sistemas de carga (si todas las carretillas hacen la recarga simultánea) y aumentan los costes de consumo eléctrico, forman parte de esta oferta. Todos estos sistemas pueden incorporarse a los ya existentes.

Vehículos automáticos y Smart factories

El concepto “smart” lo abarca todo y la fabricación no está exenta de ello. Por eso Jungheinrich está apostando por la colaboración con productores proporcionándoles equipos completamente autónomos de guiado automático por láser (LGVs) como los apiladores ERC 213a y EKS 215a (vertical), en este último caso desarrollado en colaboración con DMG Mori que, guiado por un sistema láser y con una operativa muy flexible, se ha ideado como sistema de transporte interno de palés con movimiento libre (no sujeto a líneas prefijadas) para unidades de producción. Una solución que ha despertado ya mucho interés en los entornos fabriles.

Carretillas contrapesadas

En el capítulo de equipos contrapesados Jungheinrich presentaba dos nuevas series de carretillas hidrostáticas VFG 3s y 4s, disponibles con motores Kubota diesel y GLP que comprenden ocho modelos diferentes desde 1.600 a 3.500 kg de capacidad de carga y que cumplen con la normativa UE Stage V en cuanto a gases de escape. Su nuevo accionamiento hidrostático proporciona una mejor y más rápida maniobrabilidad que reduce el consumo de energía. La pendiente superable y la capacidad de tracción se han incrementado un 20 por 100 respecto a equipos precedentes. Destacan también por su bajo mantenimiento –se asegura- y por el diseño del puesto de conducción.

Una de las estrellas de la presentación múltiple a orillas del Báltico fue el prototipo de la carretilla contrapesada eléctrica todo terreno Jungheinrich EFG P30i. Un equipo “premium”, señalan desde el fabricante, equipado con el último desarrollo en cuanto a tecnología de baterías de alto voltaje de iones de litio, que quiere competir e igualar las prestaciones de carga y confort de otros equipos de combustión interna. El bastidor, la cabina protegida y los neumáticos han sido pensados para su uso en exterior. La nueva contrapesada está accionada por dos motores eléctricos y su batería, compuesta por dos módulos de 25 kWh cada uno, no se extrae de la máquina, recargándose a través de un sencillo enchufe incorporado.

Velocidad de elevación un 25 por 100 mayor que las contrapesadas eléctricas clásicas, mayor agilidad, menos consumo, mayor espacio para el operador, sistemas de asistencia y una reducción del 52 por 10 de CO2 durante toda su vida útil (comparado con un equipo de combustión e incluyendo la huella de carbono durante su fabricación) son otras de las características y prestaciones que Jungheinrich destaca en un equipo que verá la luz a finales de 2021.

Apiladores y preparadores de pedidos

La presentación se completó con la familia de apiladores compactos con batería integrada de iones de litio ERC 216zi, lanzada en 2019, que ahora se incrementa, con capacidades de 1.400 y 1.600 kg con mástil doble o triplex. Su característica compacta la proporciona una longitud de 1.239 mm. Sin embargo existen igualmente modelos extra-anchos para determinados mercados o manejo de mercancías en cantiléver.

Otra incorporación al portfolio de Jungheinrich es el apilador con barra timón EJD 222 que puede trabajar con carga simultánea a dos niveles, con capacidad de elevación hasta 2.905 mm y 2.200 kg de carga (1.000 en operaciones con doble carga). Puede montar baterías de iones de litio o motor trifásico de corriente alterna. Las opciones de mástil incluyen simple, doble y triple (12 configuraciones) y está especialmente indicado para trabajar en pasillos estrechos.

Por último, los nuevos preparadores de pedidos verticales EKS, una nueva plataforma para dos de las cuatro serie de esta gama, con modelos de 24 y 48 voltios. Montan un mástil triplex sin escalonamiento lo que proporciona un mayor confort operativo. Pueden trabajar hasta 14 m de altura con una velocidad de elevación de 0,5m/s, para una altura del puesto de elevación del conductor de 2.100 mm. La plataforma incluye los modelos EKS 210 para pasillos estrechos; EKS 310 para alturas de trabajo hasta 8 metros; EKS 412, hasta 11 metros; EKS 310s para espacios particularmente angostos; y EKS 412s, también para pasillos estrechos y hasta 14 metros de altura de trabajo.       

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí
Haz tu comentario

Haz tu comentario

  1. Publicar comentario como invitado.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Enlaces patrocinados