Inicio / Automatización y robótica / ¿Constituyen los robots una amenaza para el empleo?
¿Constituyen los robots una amenaza para el empleo?
Ilunium recupera residuos con brazos articulados. (Foto: Ilunium)

¿Constituyen los robots una amenaza para el empleo?

Por Isabel RodrigoDirectora adjunta del área de Logística
Los robots están realizando trabajos que hasta hace poco desempeñaban personas, pero también habrá muchos trabajos que no desaparecerán, se transformarán y personas y robots convivirán.

La presencia de los robots en la industria está despertando sentimientos encontrados. Por un lado, entre los operarios crea cierta inseguridad ante el temor a perder su puesto de trabajo. Por otro, se da la circunstancia de que los robots, como todas las máquinas, ayudan en los trabajos con más riesgo -bajan las tasas de accidentalidad- y mejoran la productividad.

En el sector logístico, concretamente, se estima que la IA destruirá más empleo del que creará, según un informe de Randstad. El estudio calcula que en la logística se perderán aproximadamente 47.000 empleos durante los próximos diez años debido al uso de esta tecnología disruptiva.

“La progresiva implantación de la IA generativa en las empresas españolas dará lugar a la pérdida de cerca de 400.000 empleos netos en los próximos diez años en el mercado laboral de nuestro país, según Randstad Research, afectando especialmente al sector logístico”.

Esto surge de la diferencia entre los empleos que potencialmente pueden desaparecer con la adopción de la IA por parte de las empresas (aproximadamente 2 millones) y los que se crearán fruto de las nuevas oportunidades económicas surgidas a raíz del uso general de este tipo de tecnología (1,61 millones).

Aunque el impacto de la implantación de la IA será diverso en diferentes sectores y profesiones, algunos, como el comercio y las actividades administrativas verán menguar su número de puestos de empleo, seguidos de la hostelería y la logística. En concreto, la entidad prevé que el sector del transporte y el almacenamiento pierda unos 142.320 empleos de los ya existentes y cree 94.880 nuevos derivados del uso de la IA, lo que supone una pérdida de 47.440 puestos de trabajo.

Y afinando un poco más, los datos apuntan a que durante este año 2024 se instalarán unos 600.000 robots más en todo el mundo, lo que representa un 5% más que en 2023, según la Federación Internacional de Robótica.

Solo en España hay, aproximadamente, unos 190 robots por cada 10.000 empleos.

¿Atenta esto realmente contra el empleo?

Alma Mallo, experta en Industria 4.0 de MINT y de Robótica aplicada a la IA del centro de formación Tokio School, explica que “no se puede negar que los robots están realizando trabajos que hasta hace poco los desempeñaban personas, pero también habrá muchos trabajos que no desaparecerán, sino que se transformarán y los realizarán personas y robots de forma colaborativa”. Desde el mismo Instituto de la Ingeniería de España, revelan que los países con más robots por trabajador suelen tener tasas de paro más bajas, y esto se debe a que la implantación de robots da lugar a nuevas profesiones relacionadas con “su diseño, instalación, mantenimiento, reparación o programación”, explica Mallo.

Alma Mallo concreta que “en el caso de la industria, se están utilizando cada vez más robots de vigilancia, que son capaces de inspeccionar todo tipo de lugares, incluyendo zonas peligrosas con temperaturas extremas o radiación”. “También tienen gran demanda los brazos robóticos colaborativos, conocidos como cobots, los robots de servicio, o bien los robots quirúrgicos Davinci, que ayudan a los cirujanos y permiten realizar operaciones menos invasivas”, añade. Según datos de BBC Research, el mercado de la robótica industrial alcanzará un valor de 122.000 millones de dólares este año.

Falta mano de obra

Pocos son los sectores industriales que no se quejan de falta de mano de obra y muchas empresas miran ya hacia los robots y la IA como una solución. Ya se están probando para llevar a cargo tareas como la carga y descarga de camiones, pero hace tiempo que conviven entre los trabajadores. En la industria de la automoción, por ejemplo, los brazos articulados hace tiempo que se utilizan en las fábricas.

También, para realizar tareas como el picking, están bastante implantados. Y eso, sin olvidar los AGV’s, los AMR, las carretillas automáticas o los trenes logísticos, que desde muchos años circulan por los almacenes de toda Europa moviendo mercancías, pero que hasta poco no se han visto como robots, sino como vehículos. No dejan de ser máquinas que trabajan independientes de las personas.

Formación

Lo que sí está claro es que el desarrollo tecnológico y la innovación dentro del sector de la robótica requerirán de nuevos profesionales preparados para realizar tareas vinculadas a este incremento de la demanda de robots.

Este artículo está disponible en el Nº 76 de la revista Cuadernos de Logística.

Notificar nuevos comentarios
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Más noticias sobre...

Scroll al inicio